NUESTRO ENFOQUE EN PREDIABETES

prediabetes

Promovemos cambios en el estilo de vida (dieta saludable y ejercicio regular) a todos nuestros pacientes con riesgo de prediabetes. Además, se miden la hemoglobina glicosilada (A1C) o la glucosa en ayunas (FPG) en adultos con alto riesgo de diabetes, incluyendo individuos> 45 años con índice de masa corporal (IMC)> 25 kg / m2 que tienen uno o más Factores de riesgo para la diabetes (por ejemplo, antecedentes familiares de diabetes mellitus en un familiar de primer grado, estilo de vida sedentario, diabetes gestacional, hipertensión, dislipidemia). Si el valor de FPG o A1C es anormal, se debe repetir la prueba inicial (tabla 1). (Ver «Evaluación de la diabetes mellitus tipo 2» y «Factores de riesgo para la diabetes mellitus tipo 2»).

Para los pacientes seleccionados (edad <60 años y / o IMC ≥ 35 kg / m2, mujeres con antecedentes de diabetes gestacional) con alteración de la glucosa en ayunas (IFG), tolerancia a la glucosa alterada (IGT) o A1C de 5,7 a 6,4 por ciento A 46 mmol / mol), en quienes las intervenciones en el estilo de vida no mejoran los índices glucémicos, se sugiere la metformina para la prevención de la diabetes (tabla 2). Esta sugerencia se basa en los hallazgos del Programa de Prevención de la Diabetes (DPP), en el que la metformina fue particularmente eficaz en individuos más jóvenes y más obesos (IMC> 35 kg / m2) y en mujeres con antecedentes de diabetes gestacional. (Ver «Programa de Prevención de la Diabetes» a continuación y «Terapia Farmacológica» a continuación.)

Los pacientes tratados con metformina requieren al menos un seguimiento anual (A1C o glucosa en ayunas) para el desarrollo de la diabetes. (Ver «Presentación clínica y diagnóstico de diabetes mellitus en adultos»).

Aunque el riesgo de desarrollar diabetes sigue un continuo en todos los niveles de metabolismo  de glucosa prediabetica, cuando se clasifican categóricamente, los pacientes con IFG, IGT o un nivel de A1C de 5,7 a 6,4 por ciento (39 a 46 mmol / mol) Desarrollar diabetes tipo 2 (tabla 1).

Las personas con factores de riesgo clínicos adicionales de diabetes, incluyendo obesidad e historial familiar, son aún más propensas a desarrollar diabetes (ver «Factores de riesgo para la diabetes mellitus tipo 2»). Los objetivos de la intervención en individuos con riesgo de desarrollar diabetes incluyen la prevención o el retraso de la diabetes y el riesgo asociado de complicaciones microvasculares y enfermedades cardiovasculares (ECV). Se han evaluado dos factores en un intento de prevenir la diabetes tipo 2: modificar el estilo de vida para promover un aumento de los niveles de actividad y la pérdida de peso, y la terapia con fármacos. El dejar de fumar también puede ser importante.

Los ensayos clínicos han demostrado el efecto beneficioso de la modificación del estilo de vida (predominantemente ejercicio y pérdida de peso) para la prevención de la diabetes. Los agentes farmacológicos también han demostrado cierta capacidad para prevenir o retrasar la diabetes, mientras que el impacto en los factores de riesgo de ECV es menos claro y varía con el fármaco individual. Además, los efectos a largo plazo sobre los eventos cardiovasculares son desconocidos. Además, los beneficios a largo plazo y costo-efectividad de tratamiento farmacológico temprano frente a la retención de tratamiento hasta que la diabetes se desarrolla no están probados [2]. Aunque ni los cambios de estilo de vida ni la terapia farmacológica han demostrado reducir la morbilidad o la mortalidad en pacientes con alto riesgo de desarrollar diabetes [3], los cambios en el estilo de vida son generalmente beneficiosos y no tienen efectos adversos.

Compartir esta entrada